Pasta Frola Tradicional

  • Pasta Frola Tradicional

  • Pasta Frola de Batata

  • Pasta Frola de Manzana

  • Pasta Frola de
    Frambuesa y Cereza

  • Pasta Frola de
    Chocolate y Naranja


  • "Pasta Frola Tradicional"

    Receta de Pasta Frola Tradicional




    Esta receta es una de las más tradicionales a la hora de preparar pasta frola, ya que en ella la rellenamos con dulce de membrillo, lo más habitual en la gastronomía de Argentina. Os mostramos la receta detallada paso a paso.

    Ingredientes:

    - 150 gramos de azúcar
    - 300 gramos de harina
    - 150 gramos de mantequilla
    - 800 gramos de dulce de membrillo
    - Un par de huevos grandes
    - Un sobre de levadura
    - Ralladura de un limón
    - Un chorreón de coñac o vino dulce
    - Esencia de vainilla o azúcar avainillada
    - Medio vaso de agua




    Preparación:

    La pasta frola es una especie de tarta con mucha tradición en algunos países sudamericanos como Argentina, Paraguay y Uruguay, aunque hoy en día este dulce es muy conocido fuera de estos países. Esta receta que os proponemos a continuación es la forma más tradicional de prepararla en Argentina, empleando para su relleno dulce de membrillo, lo que solemos conocer como carne de membrillo en nuestro país. Os detallamos la receta a continuación, seguid leyendo y animaos a prepararla en casa.

    Comenzamos a preparar la pasta frola echando en un recipiente apto para la batidora tanto la mantequilla levemente derretida y el azúcar, y con las varillas colocadas en la batidora vamos a mezclar bien esos ingredientes, hasta formar una mezcla pastosa. La mantequilla es suficiente con tenerla fuera de la nevera un rato antes, pero si no está tierna la metemos en el microondas unos segundos. A continuación agregamos los huevos y volvemos a mezclar para que se incorporen bien a la mezcla anterior. Después añadimos un chorrito de coñac o vino dulce, la ralladura de un limón y un poco de esencia de vainilla o azúcar amanilladla, y se bate todo de nuevo.

    A esa mezcla resultante le iremos añadiendo poco a poco la levadura y la harina, que previamente habremos tamizado para quitarle las impurezas o grumos que pudiera traer. A medida que agreguemos un poco de la misma iremos batiendo, y así haremos hasta que la tengamos toda bien mezclada. Nunca hay que echarla de golpe porque entonces será más difícil integrarla y seguramente nos queden grumos en la misma. Vamos a poner la masa sobre papel film transparente, y la estiramos bien con un rodillo de cocina, la cubrimos con otro papel film y dejamos en la nevera al menos una hora, aunque mejor si es más tiempo.

    Una vez pasado ese tiempo, vamos a preparar el dulce de membrillo antes de sacar la masa del frigorífico. Echamos el membrillo en un cazo de tamaño adecuado, agregamos medio vaso de agua y un chorrito de coñac o vino dulce, y a fuego no muy fuerte vamos a ir removiendo hasta que se ablande el membrillo y se forme una crema espesa y sin trozos, con una textura similar a una mermelada, ya que esta crema es la que usaremos para rellenar posteriormente nuestra pasta frola a fuego más bien suave. El dulce de membrillo lo puedes comprar en cualquier supermercado ya listo para utilizar. Al acabar retiramos del fuego y reservamos para después.

    Una vez que acabemos con el relleno, sacamos la masa de la nevera, que verás que se ha endurecido un poco. Apartamos sobre un tercio de la misma, que emplearemos para adornar por encima la pasta frola. El resto de la masa la colocamos sobre una superficie enharinada y la estiramos con el rodillo de cocina hasta darle la forma del molde que vayamos a utilizar, que suele ser redondo, similar al que empleamos para hacer una tarta de manzana por ejemplo. La masa que coloquemos como base no debe ser demasiado gruesa, y como verás ha quedado húmeda y pegajosa, por lo que puede ser difícil de colocar, pero es la textura ideal para que al hornear la pasta frola nos quede perfecta.


    Antes de colocar la masa en el molde hay que engrasar el mismo con un poco de manteca o mantequilla y echar por encima un poco de harina, para evitar que se pegue la masa, a menos que el molde sea de silicona, en cuyo caso no haría falta. Sobre la masa vertemos el dulce de membrillo que habíamos preparado, y lo extendemos bien de forma que cubra la base pero no sobresalga por los lados. Encendemos el horno y lo ponemos a 180ºC para que se precaliente mientras finalizamos la preparación de la pasta frola. A la masa que apartamos anteriormente le agregamos un poco más de harina, de forma que nos quede una masa más maleable y menos húmeda, la cual usaremos para adornar por encima la pasta frola.

    Estiramos la misma hasta dejarla con un grosor más bien fino, y la cortamos en tiras alargadas que podamos colocar sobre la crema de membrillo, que vayan de un borde al otro del molde. Hacemos el típico adorno enrejado con las tiras de masa, intentando que nos queden bien colocadas. Las pintamos con huevo batido y cuando el horno esté ya caliente, horneamos unos 40-45 minutos, hasta que la masa quede bien hecha y dorada, con cuidado que no se queme. Una vez esté lista la sacamos del horno y dejamos enfriar totalmente, y después podemos ya servir la pasta frola directamente o bien la metemos antes en la nevera para que se enfríe bien. Y a disfrutar de esta rica receta.